Semillas que crecen en Vocerrante


VOCERRANTE (63)

Un beso

 

 

Apertura (Sobre “White Man Sleeps II”, por Kronos Quartet):

(Andante tranquilo)

“Las palabras vagan, yerran, buscan. Van y vienen por ahí hasta que encuentran un refugio. En las manos, en los ojos, en cualquier cosa que las rescate del olvido.”

Raúl

Este es el Sexagésimo tercer programa de

VOCERRANTE.

Bienoídos y bienoídas.

 

Paola

Desprendida de la boca,

de los huesos, de la frágil y nudosa carne,

de la tibieza de la lengua…

Desasida, retirada, vago por penumbras de aires,

entre vientos que me ovillan y desovillan,

estiran y desgarran, tensan y aligeran mis sonidos…

Soy una voz.

Una voz que vaga entre la arena. Una voz que se desliza entre la arena. Que repta entre la arena, como una sombra. Como una sombra que ilumina la huella de quien me pronunciara.

Arrojada de quien quizás ya polvo sea, descuidada o desenterrada, ahora vibro como la espuma del mar en la orilla. O el aleteo de algas deliciosas que lánguida y lentamente arrastra la marea.

 

                                                                                                                                 Raúl

¿Estás                                             ahí?

 

Paola

Soy un entonces, no un aquí. Un momento, no un lugar. Una voz, no una palabra. El hálito de la voz. O mejor, el aire deshabitado por el hálito de esa voz. Pero en el instante mismo de ser atravesado por ella. Y por ella y por mí, habito la soledad sin miedo. El rito del no volver. El doblez del porvenir.

 

Raúl

            Estás. O mejor. Eres.

Antes creía ser parte del aire de la montaña.

Un eco insensible que replicaba sobre la roca.

Pero luego una grieta profunda abrió una herida en un nervio lejanísimo… y fui descendiendo tranco a tranco como si fuera agua, brezo, lezna, lluvia, ruego, cobijo… Y llegué a temblar cuando alcanzaron a mi hundimiento tus reverberaciones.

 

Paola

Antes creía ser. Ahora nada más antes.

Una lluvia sin sonido nace en mí, como ese risco al que nadie llega.

 

Raúl

Un después llevaba amarrado. Un después heroico y condenable.

Ahora sólo unas amarras.

Unas amarras que tiran de mí en lugar de protegerme.

 

Paola

En el hueco de lo que nadie espera,

Algo se mueve.

La cuerda del ancla suena su cuerda.

 

Primer Tema: Ancient Greek Sacred Music – Nektaria Karantzi (01:39)

 

Paola

            Ni el canto de las sirenas, ni el sonido del mar. Sino voces perdidas en los extremos.

Voces desgajadas en las orillas, arrancadas por los brazos de las ramas, refugiadas en las pequeñas grutas, atravesando flores, desiertos y naufragios, secretas y extensas, repartiéndose, agotándose, desandándose…

Venas del mar en el agua. Cenizas de viento en el viento. Verbo esparcido en el verbo. Jirones de sombra en la noche.

 

Raúl

Ahora. Ahora nos entrelazamos

Y la danza tiene la ansiedad de los pies sobre la huella. Y la ternura de la huella alrededor de los pies.

La huella moldea y acaricia. Y luego los pies se forman. Pies que pueden sostener una columna o un árbol, una mujer, un niño, un sileno o un hombre.

 

Paola

Pies para fingir un horizonte. Pies para ensayar todos los caminos, pero paso a paso. Sin tromba ni ajuste. Ni llanura ni acantilado. Pies para fundar la ruptura del entonces.

 

                                                                                                                                 Raúl

Que sea nuestro sueño más corto

Que el del ave de voz sonora

 

 

Paola

Ahora con mis pies. Tus pies entre los míos, apenas carnadura, apenas sustento, somos destino.

 

Raúl

            Amazona blanda, o guerrero vencido.

Somos voces desarmadas de un inmenso griterío.

De todos los misterios, las fiestas, las guerras, las honras de Homero, de Safo, de Píndaro y Tucídides.

 

Paola

            Caballero, semidiós, esclavo.

Ama, sierva, pitonisa o consagrada.

Cinco dedos y un empeine.

Cinco dedos y una planta.

 

Raúl

            Cinco dedos y un empeine.

Cinco dedos y una planta.

La huella en tu huella.

Mi huella en tu huella

 

Paola

            La huella en tu huella.

            Mi huella en tu huella.

            Las dos como aroma de una firme letanía.

 

Raúl

Las dos como contacto de una suave cadencia.

 

                                                                                                                      Paola

            Eros me sacudió el alma

Como un viento que en la montaña sacude los árboles.

 

                                                                                                                      Raúl

Las estrellas y los ríos

Y las olas

Te llaman de regreso

           

Raúl

Crece entonces este breve remolino. Seguro lo sientes crecer por detrás de tus tobillos. Acariciándote y al mismo tiempo cincelándote las venas que corren por encima y por debajo de tus pies.

 

Paola

            Por encima y por debajo de la piel de tus pies.

Sugiriendo enredarse por encima de ellos.

 

Raúl  

            Enredarse y avanzar como quieta enredadera que ascienda en enhebradas superficies, capa por capa, avanzando, horadando y conteniendo el aire en el moldeo de las piernas.

 

Segundo Tema: Savina Yannatou: “A chantar”, de Beatriz de Día.(01:40)

Paola

            Las piernas. Ahora sí. Las piernas. Ya no estamos en el mar sino en plena distancia de las formas.

Ya no en el viento sino en el cansancio de las formas.

 

Raúl

Pastores y doncellas ahora. O caballeros que no tienen punto de llegada.

Unos y otros. Unas y otras errantes en deseo o en arrojo.

Unas y otros piernas que danzan, siembran, juegan o abrazan.

 

Paola

            Que las piernas abrazan. Las piernas que no tienen detrás, salvo por tus piernas.

Que las piernas abrazan. Cuando la noche confunde arriba y abajo.

Y el fuego crece no hacia el cielo sino al horizonte.

Que las piernas abrazan.

 

                                                                                                                                 Raúl

            Hasta donde las dos piernas se juntan

Paola

Hasta donde las dos piernas se encuentran.

 

                                                                       Raúl

            Y entonces una nueva tierra de huellas desdibujan

 

Paola

            Una nueva tierra más suave húmeda y fértil.

 

                                               Raúl

Una nueva tierra más ardua y más frágil

 

                                                                                                                                 Paola

Con el mismo trabajo

Pero con más placer.

 

                                                                                                                                 Raúl

Con el mismo aroma

Del anochecer abierto como una enredadera.

 

Tercer Tema: “A chantar” de Beatriz de Día por Hesperion XXI. (06:54)

 

                                                                                                                                  Paola

            Entonces cintura. Cintura que ciñen tus brazos.

 

Raúl  

Entonces tus brazos. Tus brazos que recogen mi cintura.

 

Paola

            La cintura que me ciñe.

La cintura que me enlaza.

Me da un sitio en que esperar

Un límite, un señuelo, un valle, una morada.

 

                                                                                                                                 Raúl

La cintura, o más bien,

Una forma de morar.

Una forma de morar atravesado por ella.

 

Paola

Hasta que gima el ombligo no cejéis en vuestra lumbre.

 

Raúl

Cuando se desprenda tu nombre descendiendo desde la cumbre.

 

                                                                                                                                 Paola

            Cuando parece que duermes tu abdomen se insufla.

 

                                                                                                                                 Raúl

Cuando parece que muero tu vientre viene en mi ayuda.

 

                                                                                                                                  Paola

            Y llenando los pulmones trabajosamente,

Viene el aire a levantar los pechos

 

Raúl

            Ahora recuerdo el nacimiento, de esta voz que de la sangre tiene gusto y llamamiento.

 

Paola

            Ahora rememoro el camino que ascendido, desde el interior de los pulmones y hacia el cielo, me sumó en un éxtasis de cuerdas y abrupciones.

 

Raúl

            Todo alrededor vibraba. Y era sólo vibración mi nombre.

 

Paola

            Pero mi nombre repetido por tu cuerpo. Por el viento de tu cuerpo, consumido y alimentado del aire que generas.

 

Raúl

            Mi nombre desandado por tu cuerpo, atravesando tu cuerpo e impulsado finalmente por tus bronquios.

 

Paola

Tu nombre atravesándome, surgido de mí pero tuyo.

 

Raúl

Tu nombre abriéndome como si nada hubiera habido antes en el pecho.

 

Paola

Tu nombre horadándome, buscando una salida a través de mi sangre.

 

Raúl

Buscando la memoria de tu nombre por mis nervios.

 

Paola

            Viajándome por el musgo de tus entrañas

 

Raúl

Despeñándome hacia arriba, asiéndome de tu garganta.

 

                                                                                                                                 Paola

Estamos ahora en ciernes. Somos casi cercanos, casi alientos, casi pesebres.

 

                                                                                                                                 Raúl

Estamos ahora en la punta de los labios.

 

Paola

En la punta de la lengua, badajo del paladar.

 

Raúl

En la cuenca de la lengua, campana del ansia.

 

Paola

            Ya se acomoda la humedad de la hierba a la forma de la palabra.

 

Raúl

            Ya se asoma la palabra a la caricia.

 

Paola

            Puedo sentir los dientes ahora. Centinelas de la prisa.

 

Raúl

            Puedo asomar a mis ojos a través de tu boca. Apenas entreabierta para que entre la brisa.

 

Paola             La ventana estará despierta. Pero muy lentamente volará su cortina.

 

Raúl  

            No existe el silencio. En cada tibio rincón existe alguna lumbre.

No existe el silencio. Todo tiembla. Como en un texto de Shakespeare o de Cervantes.

 

Paola

When in the chronicle of wasted time

I see descriptions of the fairest wights

And beauty making beautiful old rhyme

In praise of ladies dead and lovely knights,

Then in the blazon of sweet beauty’s best,

Of hand, of foot, of lip, of eye, of brow,

I see their ántique pen would have expressed

Ev’n such a beauty as you master now.

So all their praises are but prophecies

Of this our time, all you prefiguring,

And for they looked but with divining eyes,

They had not skill enough your worth to sing.

For we which now behold these present days,

Have eyes to wonder, but lack tongues to praise.

 

                                                                                                          Raúl

Cuando en las crónicas de tiempos idos

veo que a los hermosos se describe

y a la Belleza embellecer la rima

que elogia a damas y señores muertos,

observo que al pintar de sus dechados

la mano, el labio, el pie, la frente, el ojo,

trataba de expresar la pluma arcaica

una belleza como la que tienes.

Así, sus alabanzas son presagios

de nuestro tiempo, que te prefiguran,

y pues no hacían más que adivinarte,

no podían cantarte cual mereces.

En cuanto a aquellos que te contemplamos

con absorta mirada, estamos mudos.

 

            Paola

            Todo vibra como un verbo sin sujeto.

Un temblor sin yo, que parte y vuelve del nosotros.

 

                                                                       Raúl

Un nosotros con dos bocas

 

                                                                       Paola

            Un nosotros con dos bocas.

 

 

                                                                                                                                 Raúl

            Para acunar al beso.

 

                                                                                                                                 Paola

            Sin siquiera mirarnos porque

Nos restregamos en la piel de la noche

Como árboles lacustres o perfiles simulacros

De un yacer que no es sino elevarse.

 

Cuarto Tema: “La rosa y el sauce” por Joel Prieto. (02:40)

 

                                                                                                                                 Raúl

            Sin siquiera mirarnos porque ya nos bebemos

Y es la sed lo que bebemos por el hilo de las bocas

Uno de la tuya, la otra de la mía.

Sólo hay un barco

Mecido por la lengua.

 

                                                                                                                                 Paola

            Y sin siquiera decirnos porque es el punto

En que saliva y palabra se cuecen y curan.

En que la piel ha hundido a todos los espejos

 

Raúl

Y el agua del fondo de todos los pozos más profundos del mundo

            Y el agua de todos los mares y todos los misterios.

Tiene tu gusto. Y se sorbe de tu boca.

 

                                                                                  (Paola y Raúl, un verso cada uno)

Sólo tu corazón caliente,

Y nada más.

Mi paraíso, un campo

Sin ruiseñor

Ni liras,

Con un río discreto

Y una fuentecilla.

Sin la espuela del viento

Sobre la fronda,

Ni la estrella que quiere

Ser hoja.

Una enorme luz

Que fuera

Luciérnaga
De otra,

En un campo de

Miradas rotas.

Un reposo claro

Y allí nuestros besos,

Lunares sonoros

Del eco,

Se abrirían muy lejos.

Y tu corazón caliente,

Nada más.

 

de

Federico (raúl)

García (paola)

Lorca (raúl)

Poeta (paola)

 

Quinto Tema: Adnan Song VIII de Gavin Bryars, por Valdine Anderson (05:23)

 

                                                                                                                                 Raúl

(De Paul Celan):

En mi mano el otoño come su hoja: somos amigos.

Extraemos el tiempo de las nueces y le enseñamos a caminar:

regresa el tiempo a la nuez.

 

En el espejo es domingo,

en el sueño se duerme,

la boca dice la verdad.

 

(…)

nos miramos,

nos decimos palabras oscuras,

nos amamos como se aman amapola y memoria,

nos dormimos como el vino en los cuencos,

como el mar en el rayo sangriento de la luna.

 

Nos mantenemos abrazados en la ventana, nos ven desde la calle:

tiempo es de que se sepa,

tiempo es de que la piedra pueda florecer,

de que en la inquietud palpite un corazón.

Tiempo es de que sea tiempo.

 

Paola

Es tiempo.

 

Cierre

(Sobre “L´inverno” Segundo Movimiento – Antonio Vivaldi, por Il Giardino Armonico):

(Lento – Grave)

“Siguen vagando las palabras, criaturas del aire, harinas de tiempo, hurgando por las cuerdas, y los labios y la boca, para vibrar de nuevo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: